Ir al contenido principal

Cupcakes de Red Velvet con glaseado de queso (y... ¡otro Premio Best Blog!)






Bueno, pues, como os prometí, aquí estoy con la receta de los cupcakes de red velvet con buttercream de queso. He de decir que es la primera vez que los hago, y estoy contentísima del resultado. Si lo hacéis como yo, seguro que os salen bien... ¡y no es nada complicado!

Antes de seguir, quiero darle las gracias al blog Endulcémonos, que también nos ha concedido el premio Best Blog... ¡qué ilusión! ¡Qué contenta estoy! En la entrada que escribí ayer, podéis ver mis respuestas a las preguntas que vienen con el premio y mis nominados para el mismo. (ver aquí).





Y ya, sin más, vamos a ver cómo se hacen estos cupcakes tan ricos...

 

INGREDIENTES


  • Magdalenas hechas con la receta del bizcocho Red Velvet (RECETA)
  • Buttercream de queso (RECETA)
  • Sprinkles y perlitas comestibles para adornar.

PREPARACIÓN


Hacemos las magdalenas según la receta que os puse. Las dejamos enfríar completamente antes de decorarlas. De hecho, lo mejor es que estén frías de la nevera, para que no derritan el glaseado.

Una vez frías, las podemos decorar a nuestro gusto con la buttercream de queso (que también ha de estar fría de la nevera, para que esté lo más consistente posible y mantenga la forma).

La manera más sencilla de decorar nuestros cupcakes sería la siguiente:


Ponemos el glaseado de queso en una manga pastelera, con una boquilla grande de estrella abierta y hacemos una espiral sobre el bizcocho, desde el centro hacia afuera (en el ejemplo de arriba, el de los corazoncitos), o desde fuera hacia el centro, como si fuera un helado (como en el de abajo). Añadimos los sprinkles antes de que se solidifique el glaseado, para que se queden bien pegaditos.

También podemos hacer lo siguiente:


Hacemos, como en el ejemplo anterior, una espiral con el glaseado, de dentro hacia afuera. Y colocamos en el centro una rosa de pasta de azúcar (teñida con colorante en pasta Extra Red de Sugarflair, el mismo que hemos usado para darle el color al bizcocho). Podéis ver cómo se hacen las rosas en mi tutorial:



El último modelo de decoración es el siguiente:


Para hacerlo, preparamos la manga pastelera con el glaseado de queso y la misma boquilla que hemos empleado en los ejemplos anteriores. Con la manga completamente en vertical, vamos haciendo entrellitas en la superficie de la magdalena. Las disponemos en círculos, empezando de fuera hacia adentro. Presionamos la manga, con la boquilla pegando al bizcocho, hasta que se hace la estrella (procurando que sean todas más o menos iguales) y dejamos de presionar antes de retirar la manga. 
En el centro de cada estrellita se forma como un piquito. Así que ponemos una perlita para espachurrar ese resto de crema y formar como florecitas.

Bueno, pues espero que os haya gustado... aunque más me ha gustado a mí comérmelos ¡porque están buenísimos! Así que animaos a hacerlos, que es más fácil de lo que parece.



Comentarios

  1. Que rica receta!! Une otro premio Best Blog a tu lista. Te esta esperando en mi plato de postre.1bst

    ResponderEliminar
  2. Te quedaron unos cupcakes geniales! Además con ese colorido le dan un toque diferente!!
    Ana de JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me encanta leerlos todos y me ayudan a mejorar este blog día a día... ¡Sin vosotros, esto sería muy aburrido!
En este espacio respetamos la diversidad de opiniones, vuestras sugerencias y las críticas constructivas. Pero cualquier comentario ofensivo o fuera de tono no será respondido, sino que lo eliminaré en cuanto lo vea. Aquí no alimentamos a los trolls...