Ir al contenido principal

Conservas de mermelada casera: cómo hacerlas y precauciones que debemos tener.

Fuente foto: http://www.dreamstime.com

Hacer mermelada casera resulta bastante sencillo y el resultado es delicioso. Lo podéis ver, por ejemplo, en la receta de mermelada de fresa, que veíamos el otro día.

La mermelada casera nos durará en el frigorífico de una semana a diez días sin problemas. Pero, claro, ya que hacemos mermelada... ¿por qué no la conservamos?

Las conservas de mermelada son una buena forma de aprovechar la fruta de temporada, y poder degustarla meses después. Y está el aliciente de usar sólo productos naturales, ya que los únicos conservantes que llevarán serán el zumo de limón y el azúcar.

Además, podemos decorar los tarros para que nos queden taaaan chulis... ¿Cómo nos podremos resistir a hacerlas?

Fuente foto: http://www.dreamstime.com


El procedimiento es algo laborioso, pero nada complicado. Eso sí, hemos de seguir bien las instrucciones y tener muy en cuenta las siguientes precauciones, para evitar llevarnos un disgusto.

Y si nos nos decidimos... ¡siempre podemos optar por congelar la mermelada! Después, sólo hay que descongelar a temperatura ambiente y nos quitamos de historias.

PRECAUCIONES: MUY IMPORTANTE

  • Las conservas caseras no son como las industriales: al no llevar ningún tipo de conservantes artificiales, siempre cabe la posibilidad de que no estén completamente en condiciones. Aunque tenga buen aspecto, una conserva casera puede que esté en mal estado. Las consecuencias de ingerir una conserva casera en mal estado pueden ir desde transtornos intestinales leves a cosas más graves. Por eso, cada uno debe hacerlas y consumirlas bajo su propia responsabilidad.
  • Mientras hacemos mermelada, trabajamos con azúcar a muy altas temperaturas, que puede provocar graves quemaduras (igual que cuando hacemos caramelo). Nosotros tendremos que extremar las precauciones, pero lo mejor es que no haya niños en la cocina. Más vale prevenir que curar.
  • Las conservas se han de guardar en tarros de cristal. Estos tarros se pueden agrietar al hervirlos para esterilizarlos, o incluso estallar con los cambios bruscos de temperatura. SIEMPRE que veamos un tarro agrietado (aunque sea mínimamente) lo tiraremos a la basura. Si estaba lleno, no intentaremos aprovechar su contenido, ya que puede tener trocitos de cristal. NO MERECE LA PENA.
  • Para hacer la mermelada usaremos siempre fruta en estado óptimo de maduración. Quitaremos las partes dañadas o excesivamente maduras, pues pueden contener bacterias que estropearían la conserva.
  • Las tapas de los tarros que usemos han de estar en perfecto estado, para que hagan el vacío. Podemos reutilizar tarros de otras conservas, siempre que las tapas estén bien.

Fuente foto: http://www.dreamstime.com

INSTRUCCIONES PARA HACER LAS CONSERVAS DE MERMELADA

Mientras se va haciendo la mermelada, procederemos a esterilizar los tarros de cristal. Para ello, los introduciremos junto con las tapas (aunque destapados) en una cacerola y los cubriremos completamente con agua. Llevaremos a ebullición y dejaremos hervir a fuego fuerte unos 20 minutos.

Pasado este tiempo, los sacaremos CON CUIDADO DE NO QUEMARNOS y sin tocarlos por dentro (podemos usar unas pinzas de cocina) y los dejaremos escurrir sobre un trapo limpio. Si queda humedad en las tapas, hemos de secarlas bien con papel de cocina.

Cuando esté hecha nuestra mermelada, la dejaremos templar en la cacerola, para que no estallen los tarros de cristal al llenarlos con algo demasiado caliente. Cuando haya perdido temperatura, llenaremos los tarros hasta el borde. Hemos de tener cuidado de que no se manche la boca del tarro por fuera: si nos pasa, lo limpiamos bien con papel de cocina. Cerramos inmediatamente con sus tapas correspondientes. Hemos de asegurarnos de que quedan perfectamente cerrados.

Fuente foto: http://www.dreamstime.com


Una vez llenos, hemos de proceder a la segunda esterilización de los tarros, que servirá para terminar de matar bacterias y hará el vacío. Para ello, ponemos los tarros cerrados en una cacerola y los cubrimos completamente con agua. Llevamos nuevamente a ebullición y dejamos hervir otros 20 minutos. Pasado este tiempo, los sacamos del agua (podemos ayudarnos de un trapo, para no quemarnos) y los dejamos boca abajo sobre un trapo limpio. Han de reposar así 12 horas, durante las cuales no los tocaremos.

Pasado este tiempo, si lo hemos hecho bien y los tarros estaban en buen estado, deben haber quedado al vacío, lo que permitirá que nuestra mermelada esté en buen estado varios meses. Sabremos que no se ha hecho el vacío si la tapa está levantada por el centro y/o hace ruido al presionar.

Los tarros que no hayan quedado al vacío, hemos de introducirlos en el frigorífico y consumir su contenido en una semana o diez días.

Los que sí estén bien, los etiquetaremos (para saber su contenido y la fecha de envasado) y guardaremos en un lugar seco y donde no les de la luz. Pueden durarnos meses.

Fuente foto: http://www.dreamstime.com


Espero que os haya resultado interesante este post.

Besitos y... ¡hasta mañana!







 

Comentarios

  1. Genial!!!! ayer hice la mermelada de fresa con tu receta y... madre mía que riquísimaaaa!!!!! Así que no se si llegaré a envasar al vacío algún día porque en casa ha triunfado y solo queda la mitad... jijijiji
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola!soy de Costa Rica,espero muy pronto contarles como me quedo la mermelada de fresa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me encanta leerlos todos y me ayudan a mejorar este blog día a día... ¡Sin vosotros, esto sería muy aburrido!
En este espacio respetamos la diversidad de opiniones, vuestras sugerencias y las críticas constructivas. Pero cualquier comentario ofensivo o fuera de tono no será respondido, sino que lo eliminaré en cuanto lo vea. Aquí no alimentamos a los trolls...

LO MÁS VISTO EN EL ÚLTIMO MES:

Salsa de queso azul o roquefort

Hoy os traigo esta rica salsa de queso azul, muy fácil de hacer, que resulta ideal para acompañar carnes y patatas (fritas, al horno, asadas al microondas,...). También se me ocurre que, si ponemos un par de cucharadas de esta salsa sobre unos macarrones rehogaditos, tienen que estar buenísimos.
Pero no sólo nos va a servir para acompañar platos calientes, sino que también la podemos usar para aliñar ensaladas.
En fin, como veis es una salsa tremendamente versátil. Eso sí, os tiene que gustar el queso, claro, porque el sabor es intenso.

Por cierto, si os gusta el queso, os encantarán estas galletas saladas de queso azul y nueces. ¡Tenéis que probarlas! Y si os gusta el queso menos intenso, estas galletas saladas de queso y bacon son ideales para vosotros.
Yo hoy he hecho la salsa con queso azul, pero si queremos salsa de roquefort la haremos exactamente igual, sólo que sustituyendo el queso azul por la misma cantidad de roquefort.



INGREDIENTES100 gr de queso azul (o roquefort)250 ml d…

Patatas asadas al microondas

Ésta es una forma rápida, limpia y sana de cocinar las patatas. Como el microondas las cocina en su propio jugo, quedan mucho más sabrosas que simplemente hervidas. En la foto se ven servidas sólo con un chorrito de aceite de oliva y sal, pero les vendrá bien vuestra salsa favorita, como la salsa de queso azul o roquefort.

Estas patatas al microondas pueden solucionaros la cena un día que no sepáis qué hacer, o que no tengáis ganas de meteros mucho en cocina, pero que no se os apetezca comer de precocinados. Esta receta está incluida en el recopilatorio 20 CENAS MUY FÁCILES de este mismo blog. Echadle un vistazo, que seguro que encontráis ideas interesantes.

Os dejo por aquí también el enlace a la receta de las patatas asadas en horno convencional, por si preferís prepararlas así.

Y ya, sin más, vamos a preparar las patatas asadas al microondas.
PREPARACIÓN
Cocinaremos la patata con su piel, así que lo primero es lavarla muy bien y secarla.
Después, haremos agujeros pinchando por to…

2 tintes a prueba: Majirel de L'Oreal vs. Igora Royal de Schwarzkopf. ¿Con cuál me quedo?

He de confesaros que no me gusta demasiado ir a la peluquería. Habrá a quien sí le guste, que se relaje,... Pero yo no. Sé que en estoy puedo ser un poco rara, pero no me relajo, me parece que pierdo demasiado tiempo y, por si fuera poco, acabo con el cuello destrozado del lava-cabezas (o como sea que se llame ese invento infernal, ese potro de tortura).
Eso sí, me gusta ir con el pelo arreglado, sin canas ni raíces. Porque una es rara, pero coqueta. Y para que no se me vean las canas, he de teñirme cada cuatro semanas.
Solución: voy a la peluquería cada tres o cuatro meses, para retocarme el corte (y ya de paso sí me dan el color allí), pero el resto de las veces me tiño yo en casa. Eso sí, el teñirte en casa no ha de significar usar productos de baja calidad, por lo que voy a una tienda de productos específicos de peluquería para comprar los tintes.
Los tintes que uso son de los mejorcitos, orientados a uso profesional y se aplican (como en la peluquería) con brocha, lo que asegura…

Guacamole suave

Hoy os traigo una versión suave (apta para los más peques de la casa) de esta salsa, originaria de Mesoamérica, cuyo ingrediente principal es el aguacate.
Su elaboración en casa es de lo más fácil. El único misterio es que los aguacates que usemos estén bien maduros. 
Se suele servir acompañada de triángulos de maíz (nachos), que se mojan en el guacamole. Se toma como primer plato o entrante.
INGREDIENTES 1 aguacate maduro1 tomateCebollaZumo de limónSal y pimienta
Estas cantidades de ingredientes son adecuadas para dos personas.  Si nos gusta más picante, sólo tenemos que añadir unos pimientos chiles picados.
PREPARACIÓN
Partimos el aguacate por la mitad, a lo largo. Retiramos el hueso y vaciamos la pulpa con una cuchara, para ponerla en un plato. Inmediatamente, le echamos un buen chorro de zumo de limón. Esto es muy importante, porque evitará que el aguacate se nos ponga negro.
Machacamos el aguacate con un tenedor, mezclándolo bien con el limón. Esto debe ser muy fácil, porque el ag…