Ir al contenido principal

Yogur cremoso con leche condensada (para yogurtera)



¿Tienes la yogurtera cogiendo polvo en un estante? ¡Pues os traigo una receta de yogur casero que os va a tener usándola a pleno rendimiento!

El resultado es un yogur cremoso y dulce. Como lleva leche condensada, no hace falta añadirle azúcar. Y la  textura es estupenda.



Se puede comer tal cual, o añadirle (por ejemplo) mermelada. En esta foto, podéis ver el aspecto tan increíble que tiene con la mermelada de fresa casera que os enseñé a hacer el otro día...



Esta receta está inspirada en una que vi en el estupendo blog Cocinando Dulce y Salado, aunque le he modificado las cantidades de ingredientes, para adaptar la receta más a los gustos de mi familia (lo preferíamos un poco más ligero y más dulce).

INGREDIENTES

  • 1 yogur blanco sin azúcar
  • 100 ml nata líquida
  • 200 ml leche condensada
  • Leche entera 

PREPARACIÓN


Ponemos a calentar al fuego la nata con la leche condensada y 1/2 litro de leche entera. Removemos para que se mezcle bien. Retiramos del fuego cuando esté bien caliente, antes de que hierva.

Repartimos el yogur blanco a partes iguales entre los vasitos de la yogurtera.

Vertemos nuestra mezcla de leche caliente, con cuidado de que todos tengan la misma cantidad. Si hace falta, terminamos de rellenar los vasitos con más leche entera.

Removemos bien con una cucharilla y tapamos los vasitos.

Introducimos en la yogurtera y la ponemos en marcha. Tienen que estar 7 horas (durante ese tiempo, ni apagaremos ni moveremos la yogurtera).

Pasadas las 7 horas, apagamos la yogurtera y dejamos enfriar un poco nuestros yogures, unos 15 minutos. Después, los metemos inmediatamente en el frigorífico, aunque aún estén calientes.



Por norma general, no debemos meter alimentos calientes en el frigorífico, ya que pueden sobrecargar el motor (y estropearse), o afectar a la conservación del resto de alimentos que están refrigerándose, ya que hace subir la temperatura del interior del frigorífico. Pero con los yogures hemos de hacer una excepción.

El yogur es producto de la fermentación de la leche por parte de una bacteria. Dicha bacteria se activa con el calor y se inactiva con el frío. Mientras los yogures estén calientes, seguirá la fermentación. Si la fermentación se prolonga más tiempo del que os recomiendo, los yogures quedarán muy ácidos. Por eso, hemos de cortar la fermentación introduciéndolos en el frigorífico aunque estén calientes.

Eso sí: tendremos cuidado de no colocarlos junto a huevos, carne o pescado crudos (que es lo más delicado).

Otra opción es la siguiente: cuando apaguemos la yogurtera, introduciremos los yogures en un recipiente con agua fría (incluso con cubitos de hielo) para bajar la temperatura aún más rápido. Siempre con cuidado de que el agua no cubra los vasitos. Los dejaremos ahí 15 o 20 minutos, y después... ¡al frigorífico! De este modo, no estarán tan calientes.

Y cuando estén bien fríos... ¡ya podemos disfrutar de nuestros yogures! Espero que os gusten tanto como a nosotros.


Nuestros yogures caseros se conservan bien en la nevera de una semana a diez días... ¡si es que duran tanto!

Besitos y... ¡hasta el próximo post!

Comentarios

  1. Mmmm, me encantan los yogures!!! En mi casa mi madre hacía yogures caseros con la típica yogurtera y me encantaban!!!! Así que estos tienen que estar impresionantes!!!

    ResponderEliminar
  2. Esto tiene que estar riquisimo...
    Te he dejado un premio en mi blog, espero que te guste.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Que buena pinta tiene los yogures, me regalaron la yogurtera y la tengo sin estrenar, me tira para atrás el tiempo que tiene que tenerla puesta.

    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  4. hoy me he comprado una yogurtera pues hacia tiempo que quería tener una . Espero seguir tus consejos y que me salgan bien. Un beso y suerte para todo.pili.

    ResponderEliminar
  5. Hola, he recuperado la yogurtera que tenía en el sótano y me he decidido a hacer los yogures caseros. Los ingredientes que he usado han sido. Un litro de leche semidesnatada y un yogur natural. Los he mezclado en frío, he distribuido la mezcla en los tarritos, los he cerrado y los he tenido en la yogurtera 12 horas y me han salido unos yogures con mucho suero. La segunda vez hice la misma prueba pero teniendo 9 horas y me han salido con más suero que yogur. ¿Sabéis cuál es el problema?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Amara.
      Los yogures con leche semi no salen bien. Te lo digo por experiencia. No terminan de cuajar nunca y se quedan muy líquidos, como un yogur bebido.
      Lo mejor es usar leche entera. Y si quieres que queden con una consistencia más parecida a los comprados, te aconsejaría que siguieras la receta que os doy en este post.
      También he leído que se les puede añadir algo de leche en polvo, para hacerlos más consistentes, pero no lo he probado.
      Lo que sí es importante es remover bien la leche con el yogur que usamos de base antes de cerrar los tarritos.
      Espero haberte ayudado. ¡Besos!

      Eliminar
    2. Muchas gracias Carmen, haré la prueba con leche entera. De todas formas, el problema no es que me queden líquidos sino que me queda separado el suero del yogur. Pero probaré cambiando de leche a ver que pasa. Un beso.

      Eliminar
    3. Hola Carmen, sólo quería decirte que hice la prueba con los yogures y me han salido estupendos. Ya he repetido un par de veces. Utilizo leche entera, un yogur y tres cucharadas rasas de leche en polvo. Y lo mezclo todo con la batidora. Están bueniiiiiiiiiiiiiiisimos. Gracias por todo. Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me encanta leerlos todos y me ayudan a mejorar este blog día a día... ¡Sin vosotros, esto sería muy aburrido!
En este espacio respetamos la diversidad de opiniones, vuestras sugerencias y las críticas constructivas. Pero cualquier comentario ofensivo o fuera de tono no será respondido, sino que lo eliminaré en cuanto lo vea. Aquí no alimentamos a los trolls...

LO MÁS VISTO EN EL ÚLTIMO MES:

Patatas asadas al microondas

Ésta es una forma rápida, limpia y sana de cocinar las patatas. Como el microondas las cocina en su propio jugo, quedan mucho más sabrosas que simplemente hervidas. En la foto se ven servidas sólo con un chorrito de aceite de oliva y sal, pero les vendrá bien vuestra salsa favorita, como la salsa de queso azul o roquefort.

Estas patatas al microondas pueden solucionaros la cena un día que no sepáis qué hacer, o que no tengáis ganas de meteros mucho en cocina, pero que no se os apetezca comer de precocinados. Esta receta está incluida en el recopilatorio 20 CENAS MUY FÁCILES de este mismo blog. Echadle un vistazo, que seguro que encontráis ideas interesantes.

Os dejo por aquí también el enlace a la receta de las patatas asadas en horno convencional, por si preferís prepararlas así.

Y ya, sin más, vamos a preparar las patatas asadas al microondas.
PREPARACIÓN
Cocinaremos la patata con su piel, así que lo primero es lavarla muy bien y secarla.
Después, haremos agujeros pinchando por to…

Salsa de queso azul o roquefort

Hoy os traigo esta rica salsa de queso azul, muy fácil de hacer, que resulta ideal para acompañar carnes y patatas (fritas, al horno, asadas al microondas,...). También se me ocurre que, si ponemos un par de cucharadas de esta salsa sobre unos macarrones rehogaditos, tienen que estar buenísimos.
Pero no sólo nos va a servir para acompañar platos calientes, sino que también la podemos usar para aliñar ensaladas.
En fin, como veis es una salsa tremendamente versátil. Eso sí, os tiene que gustar el queso, claro, porque el sabor es intenso.

Por cierto, si os gusta el queso, os encantarán estas galletas saladas de queso azul y nueces. ¡Tenéis que probarlas! Y si os gusta el queso menos intenso, estas galletas saladas de queso y bacon son ideales para vosotros.
Yo hoy he hecho la salsa con queso azul, pero si queremos salsa de roquefort la haremos exactamente igual, sólo que sustituyendo el queso azul por la misma cantidad de roquefort.



INGREDIENTES100 gr de queso azul (o roquefort)250 ml d…

2 tintes a prueba: Majirel de L'Oreal vs. Igora Royal de Schwarzkopf. ¿Con cuál me quedo?

He de confesaros que no me gusta demasiado ir a la peluquería. Habrá a quien sí le guste, que se relaje,... Pero yo no. Sé que en estoy puedo ser un poco rara, pero no me relajo, me parece que pierdo demasiado tiempo y, por si fuera poco, acabo con el cuello destrozado del lava-cabezas (o como sea que se llame ese invento infernal, ese potro de tortura).
Eso sí, me gusta ir con el pelo arreglado, sin canas ni raíces. Porque una es rara, pero coqueta. Y para que no se me vean las canas, he de teñirme cada cuatro semanas.
Solución: voy a la peluquería cada tres o cuatro meses, para retocarme el corte (y ya de paso sí me dan el color allí), pero el resto de las veces me tiño yo en casa. Eso sí, el teñirte en casa no ha de significar usar productos de baja calidad, por lo que voy a una tienda de productos específicos de peluquería para comprar los tintes.
Los tintes que uso son de los mejorcitos, orientados a uso profesional y se aplican (como en la peluquería) con brocha, lo que asegura…

Cañas de chocolate: ¡más fácil, imposible!

Vale, ¿y qué os cuento de esta receta? Es muy fácil y se hace en un momento.

Aquí os explico cómo hacer las cañas grandes de chocolate, como las que venden en las pastelerías. Pero siguiendo la misma técnica las podéis hacer del tamaño que queráis, incluso preparar mini-hojaldres. Lo que sí debéis tener en cuenta es que cuanto más pequeñas sean las piezas de hojaldre, menos tiempo tardarán en hacerse en el horno, así que es bueno vigilarlas, para que no se nos quemen.

Si os gustan las cañas de chocolate, seguro que también os gustarán las cañas de cabello de ángel. Y si sois como yo, que os pirra el hojaldre, tanto dulce como salado, os dejo aquí el enlace a un recopilatorio de 7 recetas muy fáciles con hojaldre, que seguro que os interesa y podréis sacar ideas.

Aquí os pongo también la foto de las mini-cañas de chocolate:



INGREDIENTES
No pongo las cantidades, porque es "a ojo": ¡depende de la cantidad que queráis hacer!

Hojaldre Crema de cacao (tipo Nocilla)Azúcar glasFideos…

Muffins de dos quesos (magdalenas saladas)

Hoy os traigo una receta salada, para compensar todo el dulce que os enseñé el post de ayer, con mi visita a Sevilla Dulce. Por cierto, tenemos que irnos preparando, porque en noviembre nos viene a Sevilla... (¡tachán tachán!... redoble de tambor...) ¡la Primera Feria de Repostería Creativa Cake & Icecream! En su web podréis ver todas las cositas chulis que nos están preparando. ¡Qué ganas! Yo voy a ir... ¿y vosotros?
Esta receta está inspirada en una que publicó hace algún tiempo Esmeralda, en su blog Recelandia, aunque yo le he hecho algunos cambios. Si no habéis probado las magdalenas saladas, ésta es una muy buena forma de empezar, ya que los ingredientes son bastante simples y la elaboración no tiene ninguna complicación.