Ir al contenido principal

Cupcakes de plátano y merengue



Como ya os he comentado en alguna ocasión, no me hacen demasiada gracia las cremas a base de mantequilla (buttercream) para decorar dulces, ya sea cupcakes o tartas. He probado unas cuantas (de hecho, en mi RECETARIO podéis encontrar varias recetas), pero no terminan de gustarme del todo. La única que se salva es el buttercream de queso. Pero claro, si hago siempre el mismo, todos mis dulces van a terminar sabiendo igual...

Por ello, siguo en mi búsqueda de alternativas para la decoración. Porque el hecho de que no me gusten las buttercream no tiene por qué significar que deba renunciar a los cupcakes. He estado haciendo experimentos con el ganaché de chocolate, como ya os contaba en este post. ¡Está buenísimo! Pero pasa lo mismo que con el buttercream de queso: no le podemos añadir saborizantes. El ganaché va a saber siempre a chocolate (blanco, negro o con leche).

Así que necesito una crema SIN mantequilla, con una consistencia adecuada como para poder decorar con la manga pastelera (y que mantenga la forma), pero con un sabor "neutro", para poder añadirle distintos aromas.



Y en estas estaba cuando me acordé del merengue. Sí, sí: el merengue de toda la vida. El que sólo lleva las claras montadas a punto de nieve con azúcar. Hice un par de pruebas y me ha gustado mucho. Aún no le he añadido ningún aroma, pero ya os contaré los experimentos que vaya haciendo. Y es que así, sólo, está también buenísimo.

Una de las pruebas que he hecho son estos cupcakes de plátano y merengue que hoy os traigo. 




INGREDIENTES


  • 8 magdalenas de vainilla: VER RECETA
  • Mermelada casera de plátano: VER RECETA
  • 2 claras de huevo
  • 120 gr de azúcar glas

PREPARACIÓN


Hacemos las magdalenas de vainilla según la receta que os di en este post. Las dejamos enfriar completamente antes de rellenarlas y decorarlas.

La mermelada de plátano (la receta os la puse hace unos días) también ha de estar fría de la nevera para trabajar con ella.

Usando un descorazonador, hacemos un agujero en el centro de cada magdalena. Con ayuda de una cucharita, rellenamos el hueco con la mermelada de plátano y volvemos a colocar la tapita de bizcocho que hemos retirado, para cerrarlo.

Ahora hemos de montar las claras a punto de nieve. Para ello, las colocamos en un bol grande y profundo y ponemos a funcionar la batidora de varillas. Yo uso una de dos varillas. Empiezo a velocidad baja (para que no salpique) y voy subiendo a medida que se van levantando las claras. Cuando está de color blanco (pero aún no está del todo listo), SIN DEJAR DE BATIR, añado el azúcar (que tengo listo y pesado en un cuenco) poco a poco, para que se vaya integrando. 

El merengue estará listo cuando pueda poner el bol boca abajo sin que se caiga.

Por supuesto, podemos levantar las claras a mano... Bueno, yo no puedo. Pero quien sea capaz... (De toda la vida, se ha hecho a mano... pero las abuelas de antes estaban hechas de otra pasta).

Cuando el merengue esté preparado, lo podemos poner en la manga pastelera y... ¡a decorar! Yo he usado la boquilla 1M de Wilton (boquilla ancha de estrella abierta) para dibujar unas rosetas, de dentro hacia afuera.

Con la cantidad de merengue que nos sale, sobrará algo para comer a cucharadas. Pero con una clara nos quedaríamos cortos.

Y he rematado la decoración con unos fideíllos de colores (no tenía ganas de complicarme mucho la existencia...).





El merengue tiene una presencia increíble, de color blanco brillante. Pero supongo que también se puede teñir... Ya os iré contando mis próximos experimentos (de color y sabor) con el merengue. De momento, os dejo con estos cupcakes... ¡que están riquísimos! 





Espero que os gusten tanto como a nosotros...

Besitos y... ¡hasta el próximo post!

Comentarios

  1. me encanta el merengue ! que bueno por dios me comería ahora mismo unos pocos de estos con esa pinta que tienen !!

    http://neferuracocinera.blogspot.co.uk/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja... Sí que están ricos, Santi! Un beso :)

      Eliminar
  2. Ummmmmmmmm estan irresistibles¡¡¡¡ besos

    ResponderEliminar
  3. riquisimos!! y con el merenguito aun mas! de lujo , niña! muaskkkkk

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están de vicio, Adela, te lo aseguro. Un besote!!! :)

      Eliminar
  4. Que buena mezcla de sabores, me encanta. Bs.
    Julia y sus recetas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que están ricos, Julia. Muchas gracias!!! Besos...

      Eliminar
  5. Que buena pinta que tienen, así con el merengue tiene que estar muy bueno. En mi casa tampoco son mucho de crema de mantequilla. Probare. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pruébalos, Isabel, verás qué diferencia... Un besote!!!

      Eliminar
  6. Viendo lo riquísimos que te quedan los cupcakes me etan entrando unas ganas enormes de onerme ha hacerlos, tienen un aspecto riquísimo y encima son preciosos.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Qué bonitos, qué ricos con el plátano y el merengue, una delicia. Besitos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  8. te han quedado muy bonitos, que deliciosos con platano y merengue, un besito!

    ResponderEliminar
  9. Que bonitos te han quedado, me apunto para hacer las catas, jajaja. Me he dado una vuelta por tu blog y me gusta todo lo que he visto, a si que con tu permiso me quedo para seguirte. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Ricos, ricos y energéticos. Me encanta el merengue por que le aporta un toque de suavidad al cupcake.
    Lo de la mermelada casera de platano...me ha acabado de fascinar!

    Besitos desde Lo Cupcake!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Neus! Me alegro de tenerte por aquí! Y me alegro de que te hayen gustado estos cupcakes. Besos!!!

      Eliminar
  11. Holaa! Soy nueva en el mundo de los cupcakes y me encantan!! Tengo una pregunta...el merengue como se conserva?? Siempre queda cremoso? o se va endureciendo??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Bienvenida a mi blog!
      El merengue que yo preparo hay que conservarlo SIEMPRE en el frigorífico, ya que son claras de huevo sin cocinar. Y es mejor consumirlo en dos o tres días, como mucho. Aún en nevera, durante todo ese tiempo se conserva cremoso (no se endurece).
      Si lo preparas con albúmina de huevo (clara de huevo en polvo) rehidratada sí puedes alargarle algo la caducidad. Yo no lo he probado, así que no puedo garantizar que el resultado sea el mismo. La albúmina la venden en tiendas especializadas de repostería.
      Espero haber solucionado tus dudas.
      Besos!!!

      Eliminar
  12. me encanta es muy delisioso es lo mas rico q e probado en el mundo .... deverdad deven aser esta reseta es muy buena....

    ResponderEliminar
  13. hola Carmen en tu receta de cupcakes de manzana y merengue haces alusión a un postre de canela , ese postre es comprado y lo elaboras tu misma ?. un saludo y que te lo pases bien en la feria de repostería creativa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me encanta leerlos todos y me ayudan a mejorar este blog día a día... ¡Sin vosotros, esto sería muy aburrido!
En este espacio respetamos la diversidad de opiniones, vuestras sugerencias y las críticas constructivas. Pero cualquier comentario ofensivo o fuera de tono no será respondido, sino que lo eliminaré en cuanto lo vea. Aquí no alimentamos a los trolls...

LO MÁS VISTO EN EL ÚLTIMO MES:

Salsa de queso azul o roquefort

Hoy os traigo esta rica salsa de queso azul, muy fácil de hacer, que resulta ideal para acompañar carnes y patatas (fritas, al horno, asadas al microondas,...). También se me ocurre que, si ponemos un par de cucharadas de esta salsa sobre unos macarrones rehogaditos, tienen que estar buenísimos.
Pero no sólo nos va a servir para acompañar platos calientes, sino que también la podemos usar para aliñar ensaladas.
En fin, como veis es una salsa tremendamente versátil. Eso sí, os tiene que gustar el queso, claro, porque el sabor es intenso.

Por cierto, si os gusta el queso, os encantarán estas galletas saladas de queso azul y nueces. ¡Tenéis que probarlas! Y si os gusta el queso menos intenso, estas galletas saladas de queso y bacon son ideales para vosotros.
Yo hoy he hecho la salsa con queso azul, pero si queremos salsa de roquefort la haremos exactamente igual, sólo que sustituyendo el queso azul por la misma cantidad de roquefort.



INGREDIENTES100 gr de queso azul (o roquefort)250 ml d…

Patatas asadas al microondas

Ésta es una forma rápida, limpia y sana de cocinar las patatas. Como el microondas las cocina en su propio jugo, quedan mucho más sabrosas que simplemente hervidas. En la foto se ven servidas sólo con un chorrito de aceite de oliva y sal, pero les vendrá bien vuestra salsa favorita, como la salsa de queso azul o roquefort.

Estas patatas al microondas pueden solucionaros la cena un día que no sepáis qué hacer, o que no tengáis ganas de meteros mucho en cocina, pero que no se os apetezca comer de precocinados. Esta receta está incluida en el recopilatorio 20 CENAS MUY FÁCILES de este mismo blog. Echadle un vistazo, que seguro que encontráis ideas interesantes.

Os dejo por aquí también el enlace a la receta de las patatas asadas en horno convencional, por si preferís prepararlas así.

Y ya, sin más, vamos a preparar las patatas asadas al microondas.
PREPARACIÓN
Cocinaremos la patata con su piel, así que lo primero es lavarla muy bien y secarla.
Después, haremos agujeros pinchando por to…

2 tintes a prueba: Majirel de L'Oreal vs. Igora Royal de Schwarzkopf. ¿Con cuál me quedo?

He de confesaros que no me gusta demasiado ir a la peluquería. Habrá a quien sí le guste, que se relaje,... Pero yo no. Sé que en estoy puedo ser un poco rara, pero no me relajo, me parece que pierdo demasiado tiempo y, por si fuera poco, acabo con el cuello destrozado del lava-cabezas (o como sea que se llame ese invento infernal, ese potro de tortura).
Eso sí, me gusta ir con el pelo arreglado, sin canas ni raíces. Porque una es rara, pero coqueta. Y para que no se me vean las canas, he de teñirme cada cuatro semanas.
Solución: voy a la peluquería cada tres o cuatro meses, para retocarme el corte (y ya de paso sí me dan el color allí), pero el resto de las veces me tiño yo en casa. Eso sí, el teñirte en casa no ha de significar usar productos de baja calidad, por lo que voy a una tienda de productos específicos de peluquería para comprar los tintes.
Los tintes que uso son de los mejorcitos, orientados a uso profesional y se aplican (como en la peluquería) con brocha, lo que asegura…

Reto Instagram 12 Meses: normas y cuadro para julio de 2017

¡Hola a todos!

Hoy quiero contaros una idea que se me ha ocurrido y me parece muy chula. ¿Qué os parece si hacemos un Reto en Instagram, para compartir fotos e inspirarnos unos a otros?  Así, por diversión, nada más. Y para estimular un poco nuestra creatividad y ver qué se nos ocurre a cada uno de nosotros para resolver las fotos de cada día.

He pensado titularlo Reto Instagram 12 Meses, porque cada mes del año os dejaré un cuadro con una propuesta de tema para cada día. Pero si nos gusta, podemos alargarlo tanto como queramos. La idea es que subamos una foto al día (tampoco es tanto), relacionada con el tema que os propongo.

Os dejo el cuadro para el mes de julio de 2017, y abajo os explico las normas.


NORMAS DEL RETO Este reto es por pura diversión y para inspirarnos unos a otros. No hay premios, ni sorteos. La foto que sea más chula de cada día, aparecerá (con mención del autor, por supuesto) en un post especial en este blog.Cada mes publicaré un cuadro, con una propuesta de tema

Conservas de mermelada casera: cómo hacerlas y precauciones que debemos tener.

Hacer mermelada casera resulta bastante sencillo y el resultado es delicioso. Lo podéis ver, por ejemplo, en la receta de mermelada de fresa, que veíamos el otro día.
La mermelada casera nos durará en el frigorífico de una semana a diez días sin problemas. Pero, claro, ya que hacemos mermelada... ¿por qué no la conservamos?
Las conservas de mermelada son una buena forma de aprovechar la fruta de temporada, y poder degustarla meses después. Y está el aliciente de usar sólo productos naturales, ya que los únicos conservantes que llevarán serán el zumo de limón y el azúcar.
Además, podemos decorar los tarros para que nos queden taaaan chulis... ¿Cómo nos podremos resistir a hacerlas?


El procedimiento es algo laborioso, pero nada complicado. Eso sí, hemos de seguir bien las instrucciones y tener muy en cuenta las siguientes precauciones, para evitar llevarnos un disgusto.
Y si nos nos decidimos... ¡siempre podemos optar por congelar la mermelada! Después, sólo hay que descongelar a tempe…