Ir al contenido principal

Hoy toca cena fácil: rollitos de pizza


Para hoy os traigo una receta muy fácil: estos rollitos de pizza, que se preparan en un momento y son ideales para una cena rápida o para un picoteo (por si vienen visitas inesperadas, por ejemplo). Además, están buenísimos. 

Ya veréis lo poco que duran en el plato... ¡si os descuidáis, os quedáis sin ninguno! 

Y seguro que a vuestros peques les encantan: ¡el mío los devora!

INGREDIENTES


  • Una lámina de hojaldre
  • Tomate frito
  • Jamón York
  • Queso rallado
  • Orégano

Yo uso hojaldre congelado (de hecho, siempre tengo hojaldre en el congelador, porque me saca de más de un apuro). Sólo debéis tener la precaución de dejarlo descongelar un rato antes.

En cuanto al queso rallado, en esta ocasión he usado una mezcla de varios tipos de queso, pero podéis usar el que más os apetezca.

PREPARACIÓN


Precalentamos el horno a 200 grados.

Colocamos la lámina de hojaldre sobre un papel de horno (cortado a la medida de la bandeja que usaremos para hornear los rollitos) y la estiramos un poco con el rodillo. Nos debe quedar con forma rectangular (lo bueno de la masa congelada es que ya tiene esa forma).

A continuación, le pondremos el relleno. Primero, cubrimos la superficie con tomate frito, repartiéndolo bien con una cuchara. Después ponemos varias lonchas de jamón york y un buen puñado de queso rallado por encima. Para terminar, espolvoreamos orégano al gusto. Nos quedará algo así:



Ahora sólo nos queda enrollar el hojaldre sobre sí mismo, a lo largo, para formar un rulo bien apretadito.

Cortamos el rulo en rodajas de unos dos dedos de ancho y los colocamos en el mismo papel de horno (que habremos puesto ya en la bandeja del horno). Es importante colocarlos planos y algo separados, porque el hojaldre crece al hornearlo. Al cortar los rollitos, es normal que se nos deformen un poco, así que los pondremos en la bandeja lo más redonditos y bonitos posible.

Horneamos hasta que el hojaldre esté hecho y doradito (entre 10 y 15 minutos, según el horno y nuestro gusto). Los iremos vigilando para que no se nos quemen.

Sacamos del horno y... ¡a comer! Se pueden servir recién hechos (¡con cuidado de no quemarse!) o a temperatura ambiente, si los queremos dejar preparados con antelación. También se pueden volver a calentar unos minutitos en el horno precalentado, pero nunca en el microondas (porque el hojaldre se pone blandurrio).

Si te ha gustado esta receta, recuerda que puedes compartirla muy fácilmente en tus redes sociales favoritas, con los botoncitos que hay aquí debajo.

Besitos y... ¡hasta el próximo post!

Comentarios

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me encanta leerlos todos y me ayudan a mejorar este blog día a día... ¡Sin vosotros, esto sería muy aburrido!
En este espacio respetamos la diversidad de opiniones, vuestras sugerencias y las críticas constructivas. Pero cualquier comentario ofensivo o fuera de tono no será respondido, sino que lo eliminaré en cuanto lo vea. Aquí no alimentamos a los trolls...